Con el Presidente Barack Obama y Alberto Putin en la Cumbre de Innovación y Economía Circular. Madrid, Julio 2018

“La combinación de la ética y la eficiencia en el sector privado, un sistema federalista global en el sector público y la aplicación fiable de las nuevas tecnologías, nos permitirá dar un salto cualitativo en el desarrollo sostenible hacia un verdadero capitalismo humanista”.      Alessia Putin

¿Quién soy?

Abogada colegiada ICAM nº 64.545
 
Profesora de Derecho y Relaciones Internacionales.

 

Miembro del Consejo de Administración del grupo industrial familiar, con empresas fundadas desde 1855, dedicado a la fabricación y puesta en marcha de grandes bienes de equipo, eco-sostenibles y llave en mano, para la producción de materiales de construcción, cemento, purificación del aire y biomasa.
 
Miembro de la junta directiva del Foro España por la Solidaridad y el Progreso.
 
Completo mi experiencia profesional en Naciones Unidas, como representante de Italia para la World Trade Point Federation ante el UNCTAD (United Nations Conference on Trade and Development), donde me especializo en Credit Intelligence y Risk Management.
 
Colaboradora del despacho profesional del político D. José María Benegas.
 
Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, 1998.
 
Doctora Cum Laude y opción a Premio Extraordinario en Derecho y en Ciencias Sociales con la Tesis: “De Roma a Lisboa. Problemas histórico-jurídicos en la construcción de Europa”. UNED, 2016. 
 
Executive MBA por la University of Kansas, School of Business, 2003.
 
Master en Gobierno, Liderazgo y Gestión Pública por el Instituto Atlántico de Gobierno, 2016.
 
Orgullosa discípula de Dr. D. José Manuel Pérez-Prendes y Muñoz de Arraco, Dra. D.ña Remedios Morán Martín, D. José María Benegas (Txiki) y D. Javier Rupérez.
 
Imparto clases y conferencias sobre Derecho, emprendimiento y política en diversas Universidades e instituciones.
He publicado textos  académicos en revistas y publicaciones científicas.
 
Subcampeona de Italia de esquí año 2003.

¿Por qué este blog?

Si pudiese elegir qué efecto final insuflar en el lector, tras dedicar su valioso tiempo a leer este blog, me gustaría provocarle la eliminación de un mal muy común, muy dañino y muy presente en nuestro entorno: el de la “Dictadura de la Ideología”.

Ese filtro perverso que nos lleva a opinar sobre hechos y realidades siempre a través de un planteamiento ideológico preexistente.

Este mecanismo prejuicioso, limita nuestra libertad, haciéndonos cómplices y víctimas del sentimiento de “pertenencia” a una u otra opción, a uno u otro bando, obligándonos a caer en un absurdo dualismo, que se traduce en dos formas antagónicas de observar y vivir la realidad.

Una, que nos posiciona en la resignación, en la certeza de la inutilidad de nuestras acciones, mermadas por poderes fácticos superiores a nosotros, que conspiran en contra de la justicia.

La otra, por el contrario, que nos impulsa a imaginar y crear cómo reducir desigualdades, a buscar consensos y soluciones, a eliminar desequilibrios, a hacer más, y a confrontar menos.

Parafraseando a Daniel Bell, la ideología ha llegado a su fin, y quien sigue aferrado a esa dialéctica, lo hace solo para obtener, o bien un beneficio, o bien una revancha.

La sociedad democrática en la que vivimos ha llegado ya a un grado de madurez suficiente para avanzar en el camino de la integración de los modelos antagónicos.

Un sistema humanista, democrático, de libre mercado, que garantice la igualdad, los derechos y las oportunidades de todos los individuos desde un punto de vista ético y justo, está ya al alcance de nuestra siguiente generación.

Este blog es la recopilación de mis ideas y propuestas prácticas al respecto.

Su nombre es "CAPITALISMO HUMANISTA Y COSMOPOLÍTICA".

INSPIRACIONES

You, the people, have the power,
to make this life free and beautiful,
to make this life a wonderful adventure.
Then, in the name of democracy,
let’s us use that power, let us all unite.
Let us fight for a new world,
a decent world!

(Charles Chaplin, The great dictator, 1940)

 

 

 

For the final analysis, our most
basic common link is that we all
inhabit this planet.
We all breathe the same air.
We all cherish our children’s future.
And we all are mortal.

(John Fitzgerald Kennedy, Speech at American University, June 10th 1963)

MOTIVACIONES

Este trabajo nace de las notas recogidas en numerosas «moleskines» durante los más de diez años de experiencia personal acumulados en el programa Trade Point de la UNCTAD (United Nations Conference on Trade and Development). 

La World Trade Point Federation, fundada en 1992 por Naciones Unidas y con sede en Ginebra, tiene como objetivo favorecer el comercio y el desarrollo económico de los diversos países miembros. Su piedra angular es la idea del comercio como primer y más eficaz antídoto contra los conflictos, y persigue sus objetivos mediante cumbres presenciales y una potente herramienta virtual.

En paralelo, mi experiencia profesional durante el decenio 1999-2009 en el ámbito del IT (Information Technology) como directora ejecutiva de una empresa de «rating», me permitió adentrarme en el mundo de las nuevas tecnologías de la información, las bases de datos, la calificación financiera y crediticia de empresas, y los organismos, a escala global. Gracias a estas nuevas tecnologías, es posible construir sinergias económicas y humanas que favorecen el intercambio de productos y servicios, impulsando la prosperidad y la paz entre los pueblos. Sin embargo, y al mismo tiempo, también se pueden provocar efectos devastadores en la credibilidad de empresas, personas, organismos o países.

Así mismo, mis vivencias personales dentro de la empresa privada, del sistema de Naciones Unidas, en la World Trade Point Federation, de sus cumbres, de sus contradicciones burocráticas y políticas, de sus éxitos y de sus fracasos, forjaron a lo largo de los años la curiosidad, la frustración y la necesidad de buscar una respuesta y una solución a un sistema que, si bien imperfecto, es el único que –de momento– nos ha salvado de un conflicto a escala global desde que nació, tras la Segunda Guerra Mundial.

Mis profundas raíces longobardas, forjaron desde siempre el interés por la titánica capacidad unificadora del Imperio Romano. El espíritu paneuropeo de la Roma imperial, trasciende los siglos hasta el Tratado firmado en la cittá eterna, cuna de la cristiandad y piedra angular de nuestra Unión Europea, que con los años, viaja hasta Lisboa para ofrecernos la más reciente, pero no la última, versión jurídica del vínculo. En el iter, la monarquía española, recoge el legado imperial de Carlo Magno y lo extiende a nivel mundial, provocando la primera mundialización de la historia.

Este es el recorrido histórico-jurídico de la Unión Europea, pero también es el de mi viaje personal y profesional, real y no metafórico, por las naciones protagonistas del vínculo europeo y atlántico: Italia, España, Portugal, Brasil  y Estados Unidos que, casual o causalmente, han acabado convirtiéndose también en mis residencias profesionales. El estudio del Derecho, máxima expresión de una sociedad,  y de las costumbres de cada uno de estos países, me ha enseñado, sobre el terreno, que es mucho más lo que nos une, que lo que nos separa.

Todo ello me ha llevado desde hace años a preocuparme por los temas relacionados con la evolución histórica que ha tenido el concepto de Europa y la construcción de un espacio jurídico y económico común, más allá de ella. Así como a la defensa a ultranza de una meta cosmopolita y transnacional, como horizonte y resolución de los desafíos a los que la sociedad del S.XXI se enfrenta.